Infórmate
×

Solicita información y coméntanos tu caso

Inducción a la ovulación

La programación de relaciones sexuales en el periodo próximo a la ovulación contribuye a lograr la gestación, ya que se intenta coordinar mejor el encuentro en el tiempo entre ambos gametos, óvulo/s y espermatozoides. Esta técnica es adecuada para mujeres jóvenes (menos de 35 años), con tiempo de esterilidad corto (inferior a un año y medio), buena reserva ovárica, trompas permeables y pareja con seminograma normal. La tasa de embarazo esperable de esta técnica es de entre el 10 y el 15%.

Las relaciones dirigidas se suelen programar tras un tratamiento de estimulación ovárica, con el fin de generar una ovulación única o doble que haga más eficiente el proceso.

El proceso de estimulación ovárica se monitoriza habitualmente mediante ecografías vaginales. Una vez alcanzado un desarrollo folicular óptimo, se puede calcular el momento de ovulación espontánea o ajustarlo mejor con la administración de una hormona que induzca la ovulación. Después de la ovulación se puede administrar un soporte de progesterona para suplir una posible insuficiencia lútea tras la estimulación ovárica.